La planificación urbana es una disciplina que busca mejorar el diseño de las ciudades generando su mayor desarrollo para garantizar a los ciudadanos presentes y futuros una mejor calidad de vida

La planificación urbana es una disciplina que busca mejorar el diseño de las ciudades generando su mayor desarrollo para garantizar a los ciudadanos presentes y futuros una mejor calidad de vida. Según Calderón, sociólogo peruano, esta definición es comúnmente confundida con la de “gestión urbana” (2017). Sin embargo, estos términos no son intercambiables. La planificación urbana remite al futuro, permite prever problemas y aprovechar posibles beneficios, mientras que, gestión urbana remite al presente, a la solución inmediata de problemas actuales. Esta falta de planificación urbana se ha visto ignorada por las autoridades de Lima metropolitana durante muchos años, lo cual ha generado en la sociedad una necesidad de carácter urgente de reducir el índice de delincuencia, tráfico y a su vez, aumentar el porcentaje de espacios públicos y áreas verdes, con el fin de devolver a los ciudadanos la posibilidad de acceder a una vida digna en la que se sientan seguros e identificados con su entorno. Además, esta problemática deja al descubierto dos factores que favorecen su incremento. En primer lugar, la presencia de una “legalidad informal”, generada por acciones ilícitas consecuentes de arreglos previos, realizados por las autoridades, que formalizan proyectos que no cumplen los requisitos estructurales adecuados (DESCO 2017). En segundo lugar, están los llamados “héroes urbanos”, termino que refiere a aquellos habitantes de asentamientos humanos, tanto por invasión como por trafico de terrenos (Calderón 2017). Estos pobladores justifican la evasión de leyes con el argumento de pobreza, ignorancia y falta de recursos para cubrir costos de acceso y permanencia. Este desorden urbano, es generado principalmente por las acciones informales tanto de la población como del gobierno. Por lo tanto, si no inicia una solución inmediata, este problema seguirá incrementándose, reduciendo la posibilidad de vivir en un entorno ordenado y seguro.